Las madres de Plaza de Mayo: una lucha de mujeres por los desaparecidos en Argentina

madres de plaza de mayo

América latina ha vivido una serie de dictaduras y gobiernos que han cometido abusos y violaciones a los derechos humanos de los ciudadanos a quienes gobiernan. Uno de los casos más emblemáticos es el de las madres de Plaza de Mayo, en Argentina.

madres de plaza de mayo
Fuente: Espacio Memoria y Derechos Humanos vía Creative Commons

Este grupo de mamás que exigió recuperar con vida a sus hijos desaparecidos durante el gobierno de Rafael Videla, se convirtió en un verdadero símbolo de lucha y resistencia contra los abusos, así como una voz femenina que se alza exigiendo justicia.

¿Por qué se reunieron las madres de Plaza de Mayo?

Fuente: Mónica Hasenberg vía Creative Commons

El grupo de las madres de Plaza de Mayo surgieron cuando las mamás detenidos y desaparecidos tuvieron la iniciativa de reunirse en la Plaza de Mayo con el objetivo de que sus reclamos fueran escuchados. Tomaron esta determinación porque no habían sido atendidas por el vicario castrense en la Curia Metropolitana, en Buenos Aires

“Individualmente no vamos a conseguir nada. ¿Por qué no vamos todas a la Plaza de Mayo? Cuando vea que somos muchas, Videla tendrá que recibirnos”, Azucena Villaflor.

Eligieron la Plaza de Mayo toda vez que está se encuentra justo frente a la Casa Rosada, el espacio que aloja la sede de la presidencia. En este mismo lugar es donde los argentinos tradicionalmente suelen reunirse para realizar manifestaciones políticas.

Fuente: Javier Paredes vía Creative Commons

Una vez que llegaron caminando hasta ese punto, las madres permanecieron de pie delante de la entrada principal de la sede del gobierno argentino. En ese entonces en Argentina había un estado de sitio que prohibía que los ciudadanos se reunieran en grupos de tres o más personas.

Azucena Villaflor, Haydée García Buelas, María Adela Gard y sus hermanas Julia, Mercedes y Cándida, Berta Braverman, Delicia González, Pepa García, Raquel Arcushin, Mirta Baravalle, Kety Neuhaus, Antonia Cisneros, Ada Cota, Elida E. de Caimi y una joven que se negó a dar su nombre fueron algunas de las mujeres ahí presentes.

Fuente: Carlos Terribili – Museo Casa Rosada vía Creative Commons

La policía intentó disolver la reunión, pero las madres comenzaron a caminar en alrededor de la Pirámide de Mayo, el monumento que se encuentra al centro de la Plaza. Para evitar violar la ley, caminaron en parejas tomadas por los brazos.

Lo que vino después de la primera reunión

Al viernes siguiente llegaron más madres a acompañar a las manifestantes. La prensa no daba mucho espacio para estos actos políticos, por lo que su presencia fue conociéndose entre la gente de boca en boca.

En la tercera reunión acordaron cambiar el día a los jueves, ocupando el espacio de las tres y media a las cuatro de la tarde, esto para llamar más la atención de las personas.

Fuente: Vía Creative Commons

Las madres comenzaron a usar pañuelos blancos en la cabeza, que originalmente eran pañales de tela, como forma de reconocerse y a la vez representar a sus hijos desaparecidos. Luego ese pañuelo se convirtió en símbolo de su lucha.

En diciembre de 1977, un grupo de madres fue secuestrado por el militar Alfredo Astiz. Al enterarse del secuestro de sus compañeras, Hebe de Bonafini le propuso a Azucena Villaflor, fundadora del movimiento, detener un desplegado que se iba a publicar un en periódico. Al día siguiente, cuando Azucena volvía de comprar el diario con el desplegado fue secuestrada.

Fuente: Roblespepe ´vía Creative Commons

Después de su secuestro Azucena fue torturada y asesinada. Su cuerpo junto con el de otras asesinadas fue encontrado en playas bonaerenses para luego ser enterrado sin nombre en un cementerio cerca de la ciudad de General Lavalle.

Las madres de Plaza de Mayo al fin de la dictadura

Pese a todo, las madres de Plaza de Mayo no detuvieron su lucha. En 1983, cuando la dictadura militar terminó y siguió el gobierno de Raúl Alfonsín comenzaron a darse marchas multitudinarias.

Fuente:
Archivo Hasenberg-Quaretti vía Creative Commons

Actualmente el movimiento de las madres no se ha detenido y busca renovar su organización a través de las jóvenes y los estudiantes. Algunas agrupaciones como Los Fabulosos Cadillas han retomado la canción de Ruben Blades, ‘Desapariciones’, como un himno que recuerda tanto a madres como a hijos.

En México la canción fue replicada por el grupo Maná.

El reclamo nunca dejara de ser vigente en Argentina, pero tampoco en México y América Latina.

También te recomendamos: México 68: el escándalo racista que pudo arruinar las olimpiadas

Visita nuestro perfil en Instagram.