La Marcha de Chicanos en EU: una lucha contra la Guerra de Vietnam

La oposición a la Guerra de Vietnam no sólo estuvo en los campus de las universidades de Estados Unidos. Miles de chicanos, es decir mexicoestadunidenses, en agosto de 1970 se movilizaron contra la guerra, en lo que se llamó la Marcha de los Chicanos, una protesta que fue acallada con golpes.

La Marcha de los Chicanos en Los Ángeles

Marcha de los Chicanos

La protesta del 29 de agosto de 1970 fue más allá del ánimo pacifista que invocaron miles de estudiantes contra el conflicto en Vietnam, una razón de la Marcha de los Chicanos para ganar las calles fue la de denunciar, que sus amigos que se habían enlistado en el ejército, eran usados como carne de cañón en los combates contra los norvietnamitas.

En 1970, el 10 % de la población del suroeste de Estados Unidos era de origen mexicoestadunidense, en contraste, el 20 % de los caídos en Vietnam eran latinos.

Marcha de los Chicanos

El este de Los Ángeles fue la sede de la protesta y en un principio se congregaron cerca de 30 mil personas y unas horas después, ya rebasaban los 60 mil, y todo se salió de control cuando la policía acusó a los manifestantes de haber saqueado una licorería.

Marcha de los Chicanos

En minutos, se dieron otros saqueos, llegaron refuerzos de la policía y varios inmuebles fueron incendiados.

La muerte de un periodista

Marcha de los Chicanos

Durante los enfrentamientos entre manifestantes y policías se dio la muerte del periodista Rubén Salazar, que era reportero del diario Los Ángeles Times.

Marcha de los Chicanos

Las investigaciones de la muerte del reportero señalaron que Rubén Salazar se vio envuelto en la protesta y cuando trataba de ponerse a salvo ingreso a un bar, hasta donde llegó la policía para lanzar bombas de gas lacrimógeno, lo que al parecer provocó la muerte del periodista.

Marcha de los Chicanos

La muerte de Salazar fue motivo para que integrantes de la comunidad latina de Los Ángeles se convirtieran en activistas de la protesta chicana que se mantuvo viva por varios años más.

Y en homenaje al informador caído, el Laguna Park, ubicado en la zona donde murió el reportero, fue llamado Rubén Salazar, como un testimonio de que la autoridad nunca quiso aclarar las causas de su muerte.

Te gustaría leer: La traición que casi cuesta a las mujeres negras su derecho al voto

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.