Martin Luther King: el hombre que dejó su vida luchando contra el supremacismo blanco

Martin Luther King

A mediados del siglo pasado, un pastor bautista cambió la historia de Estados Unidos. Martin Luther King demostró que los movimientos pacifistas, cuando atienden a causas justas, pueden lograr más que cualquier lucha donde la violencia es la regla.

¿Quién fue Martin Luther King?

Martin nació en la ciudad de Atlanta, Georgia, el 15 de enero de 1929. Su padre, Martin King, fue pastor bautista y su madre, Alberta Williams, fue hija de un clérigo bautista. La influencia religiosa de la familia King, pronto se manifestó en Martin.

El nombre original de Martin fue Michael King, pero todo el mundo le conoció por el mismo nombre que a su padre. Luther King se doctoró en filosofía en la Universidad de Boston. Estudió la licenciatura en teología en el Seminario Teológico Crozer, en Chester, Pennsylvania. También se formó como sociólogo en el Morehouse College.

Fuente: New York World-Telegram & Sun – Library of Congress Prints and Photographs Division. New York World-Telegram and the Sun Newspaper Photograph Collection vía Creative Commons

El amor de su vida fue Coretta Scott, con quien se casó en 1953. Coretta se convirtió en la madre de los cuatro hijos de Martin. En Atlanta, Luther King dirigió la Conferencia Cumbre de Líderes Cristianos del Sur.

Luther King, el activista por los derechos civiles

A mediados de la década de los 50 Martin Luther King se convirtió en el principal líder del llamado Movimiento por los Derechos Civiles. Su postura se distinguió por hacer un llamado a la no violencia.

No era un enfrentamiento con los blancos, ni defendía la supremacía de los negros. La formación como clérigo le hizo ver a los blancos como hermanos y no como enemigos. Se trato de una lucha contra un auténtico sistema de segregación que estaba respaldo por las leyes, sobre todo en los estados del sur de Estados Unidos.

“Los oprimidos no pueden seguir siendo por siempre víctimas de la opresión. El anhelo de libertad acaba por manifestarse, y esto es lo que ha ocurrido con el negro americano”. M. Luther King.

Martin Luther King no fue abiertamente un defensor del ‘Black Power’, aunque por la naturaleza de su lucha tenían puntos en común. Sin embargo, surgieron otros líderes que seguían posturas más radicales como Malcom X, Robert Williams o S. Carmichael. Otros grupos aún más extremistas fueron Black Muslims y Panteras Negras. Estos se oponían a la integración de los blancos y eran partidarios de la supremacía negra.

En 1963, después de una multitudinaria marcha sobre Washington por el trabajo y la libertad, Martin Pronunció su celebre discurso ‘Tengo un sueño’, consolidándose como uno de los más grandes oradores y generando una conciencia en todo el país del problema del racismo.

La Carta desde la cárcel de Birmingham

Esta Carta, que en realidad es un ensayo, lo escribió Luther desde la cárcel de Birmingham, desde pues de ser arrestado durante una manifestación contra la segregación racial.

La Carta es considerada como uno de los trabajos escritos más importantes que llegó a realizar Luther King. En ella describe el pensamiento de su lucha y la fe que tiene en la victoria de su movimiento, pues éste atiende a causas justas. Además, la Carta sirve para dar a conocer su postura pacifista como una forma de desobediencia civil.

“Todos tenemos la responsabilidad, no solo legal, sino también moral, de obedecer las leyes justas que se promulguen. Pero, a la inversa, todos tenemos la responsabilidad moral de desobedecer las leyes injustas”, M. Luther King.

La acción directa no violenta

King estaba convencido de que la discriminación a la comunidad negra era una injusticia que atacaba directamente la igualdad de los seres humanos y parte de una pretendida superioridad de los blancos.

Ante esta injusticia King pidió que todos actuaran, no sólo aquellos que la padecían. Martin estaba profundamente preocupado por la inactividad de quienes no estaban de acuerdo con la injusticia, pero no hacían más.

Por esa razón, Luther señaló que toda campaña que no fuera violenta tenía que pasar por cuatro pasos, primero recoger la información que permite observar una injusticia, luego negociar, después lo que llamaba como “autopurificación” y finalmente la acción directa, es decir, una acción firme y persistente.

El asesinato de Martin Luther King

A comienzos de abril de 1968 Martín Luther King se encontraba en Memphis, Tennessee, para sumarse a la huelga de basureros negros. La demanda era mejorar sus condiciones laborales y sus salarios.

Martin Luther King

Las protestas fueron subiendo de tono y la violencia pronto las acompañó. El tres de abril, Martin Luther King pronunció un discurso conocido como ‘He estado en la cima de la montaña’.

En este acto Martin se anticipó a su muerte, hablando de que él había visto la “tierra prometida” y aunque no pudiera llegar a ella, ellos, la comunidad negra, llegarían juntos a dicho lugar.

Al día siguiente Martin fue asesinado por un disparo. El autor material de los hechos fue James Early Ray, un segregacionista blanco. El asesinato fue motivo de varias protestas y a su funeral asistieron miles de personas, tanto blancos como negros.

En 1983, el presidente Ronald Reagan declaró que el tercer lunes de enero como el Día Nacional del Dr. Martín Luther King. Este tipo de celebración sólo la comparte con los presidentes Washington y Lincoln.

Para algunas personas, como se muestra en un video de ABC España, la lucha de King se ha perdido en estos últimos tiempos, aunque para algunos otros su legado se mantiene vigente, pero hay que seguir trabajando por conseguir verdadera libertad y justicia.

El mundo reconoció a Martin Luther King en 1964 cuando le fue entregado el Premio Nobel de la Paz.

También te recomendamos: La trágica historia detrás del vestido de Marge Simpson y Jackie Kennedy

Visita nuestro perfil en Instagram.