Lenguas prohibidas: el sistema educativo que castellanizó México a través de la violencia

educación en las comunidades indígenas

La educación en las comunidades indígenas comenzó como un proyecto que no supo entender ni respetar la diversidad cultural del país. Las formas violentas de “enseñanza” tuvieron como resultado el miedo y el desprecio por propio dos causas de la extinción de las lenguas indígenas.

educación en las comunidades indígenas
Fuente: Guerrero indígena, Gobierno Federal

Evidencias de violencia en el proceso de educación en las comunidades indígenas

La escolarización se implementó en diferentes momentos, por ejemplo, durante los años 60 llegó a las comunidades de guerrero con los programas bilingües o biculturales cuyo objetivo no fue educar sino castellanizar a las comunidades.

La educación en los pueblos indígenas jamás tomó en cuenta la diversidad cultural de las comunidades a las que estaba dirigido, incluso prohibió que los niños se comunicaran en su lengua materna y que vistieran con atuendos tradicionales, según el Artículo de SIPIG y la UNAM.

Fuente: mujeres indígenas, Gobierno Federal

El menosprecio, la discriminación, el maltrato y la violencia que las comunidades han sufrido por décadas tuvo un efecto de rechazo contra lo propio. Un ejemplo de esto son los casos de padres que se niegan a que sus hijos sean educados en su lengua autóctona bajo el argumento de que la escuela es para aprender español.

Guerrero no fue el único estado en el que las práticas violentas de castellanización fueron comunes, en el artículo La discriminación en la escuela: maestros de origen indígena, de la revista Textual editada por la Universidad de Chapingo nos encontramos con más de un relato indignante sobre este proceso.

educación en las comunidades indígenas
Fuente: Escuela rural, Otras Voces en Educación

El artículo contiene las experiencias de maltrato contadas por actuales profesores indígenas, que crecieron bajo el viejo modelo de educación en sus comunidades. En sus historias, la violencia psicológica y física eran prácticas cotidianas.

“Me decían que era un tonto, un tarado, me pegaban en la mano, en la punta de los dedos con el borrador o te aventaban el borrador porque no aprendías: eres un bruto, eres un burro”.

Te puede interesar: Migración y hambre: los efectos a 10 años de los incendios en la Amazonia

Además de los efectos inmediatos, el maltrato continuo contra los indígenas les produjo la idea de que su lengua materna es un sinónimo de inferioridad, una causa de rechazo social y un bloqueo para poder integrarse en la sociedad.

Cada experiencia incluye castigos cada vez más indignantes como: lavar los baños, cargar ladrillos y recibir golpes en la boca. Las consecuencias de estas formas discriminatorias van más allá de las afectaciones individuales.

Fuente: Indígenas Atizapan

En México se hablan 68 lenguas indígenas registradas de las cuales 60 están a punto de perderse a pesar de que el pueblo que solía usarlas continúa vivo, según en censo del INEGI de 2015 en el que se registró que de los 25 millones de personas que se consideran indígenas sólo 7.4 millones habla una lengua autóctona, como lo rescató Excélsior.

Tal vez quieras leer: La apropiación cultural de las artesanías: una discusión más allá de las buenas intenciones

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.