La educación fue usada para marginar a mujeres e indígenas y tenemos las pruebas

la educación en México

La educación en México y en el mundo es un proceso que va mucho más allá de la frase “la educación viene de la casa” y no se limita al sistema escolarizado, pero es éste el que crea comunidad en una sociedad.

El artículo ‘La imposibilidad de cumplir la tarea’ hace una reseña del libro ‘Historia Mínima: La educación en México” y deja ver como las posturas discriminatorias para ciertos grupos sociales han generado una deuda social visible en la actualidad.

Foto: niña hermosa, vía Desinformémonos

En el artículo ‘La mujer mexicana y su desarrollo educativo’ explica que la educación del mundo prehispánico buscaba agradar a los dioses, a pesar de ello las mujeres normalmente no eran educadas en ello sino en el mantenimiento de un hogar, su formación empezaba a los cuatro años.

Durante la colonia Catalina Bustamante y “la misión imperial” educaban a mujeres indígenas con nuevos valores, tareas, vestimentas y lengua, con el objetivo de agradar a Dios y a su marido, la forma había cambiado pero el fondo era el mismo.

Foto: Rigoy RBK, girl, vía Pixabay

En la época del virreinato se creó la Universidad de México que arbitraba a otros centros educativos como los colegios jesuitas, entonces se debatía sobre el tipo de enseñanza y los conocimientos que se podían dar a los indígenas que tenían acceso solo a la catequesis.

La discriminación no solo fue por raza, también lo fue por género ya que a las mujeres “se les debía resguardar de las tentaciones e instruir en las labores propias del hogar” porque “darles acceso a mayores conocimientos podía propiciar el aumento en la natural malicia femenina”.

Al final del siglo XVII Carlos II hizo un especial esfuerzo por desaparecer las lenguas originarias, la construcción de nuevas escuelas fue en aumento sólo por ser uno más de los métodos de colonización cultural.

La educación fue influenciada tanto por la iglesia como por el gobierno hasta la guerra de reforma, cuando quedó a cargo del segundo quien con recursos limitados dio prioridad a atender solo a los hombres de las ciudades generando un rezago respecto a las provincias que hoy en día aun es visible.

Foto: Frau Stief, vía Pixabay

En 1880 se crearon las escuelas de artes y oficios para mujeres como una opción para que quienes no tenían dinero no tuvieran que prostituirse, ellas debían llegar acompañadas de sus padres y aprendían “oficios femeninos” como confección de ropa o encuadernación.

Durante el porfiriato se crearon las escuelas normales como resultado de la carencia de docentes, esta profesión se clasificó como “femenina” por lo que se convirtió en un primer nicho profesional para las mujeres.

la educación en México
Foto: Oxfam

En 1910 se creó la Universidad Nacional, aunque desde entonces la educación superior enseñaba sobre libertad, justicia y democracia, el 70% de la población seguía siendo analfabeta por lo que los efectos de esa doctrina eran poco fértiles.

Tras la revolución fueron muchos los objetivos educativos que se persiguieron, entre ellos la centralización de la educación, la creación de escuelas- talleres que vinculaban la educación con el trabajo y sorprendentemente el respeto a las lenguas originarias.

la educación en México

Durante el sexenio de Manuel Ávila Camacho la educación perdió sentido, surgió “La escuela del amor” un programa que fomentó el nacionalismo de formas ridículas, introduciendo entre las actividades de aprendizaje celebraciones propagandísticas como días festivos y conmemoraciones a héroes patrios.

De 1940 a 1970 aumentó la centralización de la educación dejando a estados como Oaxaca, Chiapas y Guerrero en la condición de analfabetismo que tenían desde 1910. La educación a nivel superior se limitó al alcance del Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Nacional Autónoma de México.

la educación en México

La historia de la educación en México ha dejado muchas deudas, se implementó sin una línea conductora entre proyectos, la desigualdad social que vivimos es producto directo de las marginaciones del pasado, en ese terreno también falta mucho por equilibrar.

También podría interesarte: La misoginia en el deporte: mexicanas que se la rifaron, pero nos importó más su apariencia