La tragedia radioactiva más grande de México: un accidente que sigue cobrando vidas

Los mexicanos conocieron el miedo a la radiación antes de la trágica explosión de Chernobyl debido a que en 1984 ocurrió el peor accidente radiactivo en México y no tuvo nada que ver con la Planta Nuclear de Laguna Verde.

el peor accidente radiactivo en México

El incidente ocurrió en Ciudad Juárez, Chihuahua y aunque no es el único de América Latina sí es considerado el más grande debido a la extensión territorial que resultó afectada, según la entrevista que ofreció un especialista del Centro de Ciencias Nucleares de la UNAM a Verne.

el peor accidente radiactivo en México

En 1977 el hospital privado Centro Médico de Especialidades del doctor Abelardo Lémus adquirió una máquina de radioterapia que funcionaba con una bomba de cobalto 60, un elemento radiactivo que emite rayos gama utilizados para tratar a pacientes con cáncer.

el peor accidente radiactivo en México
Fuente: Catalina ‘radiation’ vía Pixabay

Una serie de negligencias hicieron de esta compra el peor accidente radiactivo en México. El hospital no contaba con los profesionales especializados en el uso de esta cámara por lo que jamás le dieron el uso terapéutico para el que estaba destinada.

Tras seis años de estar almacenada, los dueños del hospital tuvieron la brillante idea de desmantelarla, así que en 1983 el empleado de mantenimiento del hospital Vicente Sotelo y su amigo Ricardo Hernández la desarmaron y vendieron como chatarra.

el peor accidente radiactivo en México

Tal vez quieras leer: La ciudad fantasma de Chernobyl: una historia que supera la ficción

En el proceso de desarmado los hombre perforaron la bomba de cobalto liberando balines radiactivos de 1 milímetro de diámetro que quedaron desperdigados entre la chatarra de la máquina.

El depósito Yonke Fénix pagó 1500 pesos, pero en el camino al “deshuesadero” la camioneta que transportaba chatarra regó el material radiactivo por todo Ciudad Juárez. Encima altas cantidades de cobalto 60 se mezclaron con el resto de la chatarra del lugar.

el peor accidente radiactivo en México

Yonke Fénix vendió esa chatarra contaminada a empresas fundidoras de la zona que se dedicaban a fabricar varillas de construcción y bases para mesas que se exportaron a más de 15 estados e incluso a Estados Unidos.

El peor accidente radiactivo en México estuvo oculto por meses

Todo se descubrió hasta el 17 de enero de 1984, cuando un camión que transportaba varillas mexicanas a Nuevo México, Estados Unidos accionó el detector de radiación del laboratorio nuclear de Los Álamos y puso a las autoridades en alerta.

el peor accidente radiactivo en México

México recibió una alerta y a los 10 días detectaron niveles de radiación de hasta 1000 rads en la camioneta de Sotelo, el equivalente radioactivo a 20 mil radiografías. Este vehículo permaneció estacionado por meses después de que le robaron la batería y se había convertido en una zona de juego para los niños.

el peor accidente radiactivo en México

Entonces las cifras de afectados alcanzaba las 2000 personas sólo en Chihuahua  y detectaron 1400 construcciones contaminadasen 15 estados. Pero por el tiempo de dispersión, calcular los efectos finales resulta casi imposible, según la revista Proceso de ese año.

A más de 30 años de la negligencia, se estima que más de 1000 toneladas de varilla contaminada no fueron recuperadas o aseguradas por lo que la cantidad de afectados y los efectos de la exposición son incalculables.

el peor accidente radiactivo en México

Encima de todo lo anterior, el material contaminado que fue detectado se enterró en Hidalgo, el Estado de México y Chihuahua bajo ninguna medida de seguridad, en ocasiones sólo usaron plástico y cemento por lo que el riesgo que causó el peor accidente radiactivo en México sigue presente.

el peor accidente radiactivo en México

Tal vez quieras leer: Confusión y miedo: así fue la cobertura de la prensa mexicana a la tragedia en Chernobyl

Visita nuestro perfil de Instagram