Estudiantes asesinados en México: un recuento de los últimos 50 años

El secuestro y muerte de Norberto Ronquillo, alumno de la Universidad Del Pedregal hace necesario recordar casos en los que los estudiantes en México han sido víctimas en diferentes casos y circunstancias.

1968: búsqueda de libertades

El 2 de octubre de 1968 estudiantes de la UNAM y el Politécnico, principalmente, fueron reprimidos por elementos del Batallón Olimpia del Ejército. 50 años después, aún no está claro dónde empezaron los disparos.

Tampoco se sabe realmente cuántas personas murieron o fueron heridas. ¿Su delito? Pedir más libertades políticas, la desaparición del cuerpo de granaderos y la derogación del delito de ‘disolución social’, del cual eran acusados todos aquellos que se manifestaban en contra del gobierno.

1971: El Halconazo

El 10 de junio de 1971 la avenida México-Tacuba fue el escenario de una nueva represión, ahora a manos de un grupo paramilitar llamado “Los Halcones”.

El jueves de Corpus, estudiantes de la UNAM, Politécnico y de otras instituciones se aprestaban a marchar. Mientras la policía se mantenía expectante, luego de haber cerrado la mayoría de las calles que llevaban al sitio de la protesta en defensa de sus compañeros de la Universidad Autónoma de Nuevo León, que reclamaban espacios en la toma de decisiones de su escuela y libertad de presos políticos.

10 de junio de 1971. El Halzonazo

También podría interesarte: ROMA’ lo retrató en 10 segundos, pero esta es la historia real del Halconazo.

2014: La noche de Iguala

Septiembre de 2014 fue el comienzo del caos en el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, pues durante la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27, al menos 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa fueron víctimas de desaparición forzada a manos de la policía municipal de Iguala y la estatal de Guerrero.

Normalistas Ayotzinapa

Sobre este caso, la versión oficial, conocida como la ´Verdad Histórica’, fue que los estudiantes fueron quemados y sus cenizas arrojadas al río Cocula, la cual no fue aceptada por los padres de los normalistas al igual que por parte del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), instancia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que colaboró en la investigación del caso tras un acuerdo entre los padres y el gobierno mexicano.

En abril pasado, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador creó la Comisión para la Verdad y la Justicia para el caso Ayotzinapa y de inmediato su director, Humberto Guerrero, anunció que el GIEI podría regresar a colaborar en las indagatorias del caso de los normalistas, que con el “secuestro de autobuses” solo buscaban trasladarse a Ciudad de México para participar en la movilización del 2 de octubre a fin de exigir mayores recursos para su escuela.

Víctimas de la inseguridad

Cuando Felipe Calderón asumió a la presidencia declaró una guerra frontal al crimen organizado, que venía azotando a diferentes regiones del país. Y su estrategia fue operada por diferentes fuerzas federales como militares, marinos y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Federal. Dicho combate al crimen también lo siguió su sucesor, Enrique Peña Nieto.

2010: Estudiantes del Tec de Monterrey

El 19 de marzo de 2010 en Nuevo León ocurrió una tragedia en el Tec de Monterrey. Los estudiantes Jorge Mercado Alonso y Javier Arredondo Verdugo fueron baleados durante un enfrentamiento entre soldados y presuntos criminales.

Sobre el caso, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos concluyó el 12 de agosto de 2010, que los estudiantes no murieron instantáneamente a causa del fuego cruzado, sino que fueron golpeados en el rostro antes de morir y uno de ellos —Jorge— recibió dos disparos a menos de un metro de distancia.

Los responsables fueron seis militares. Tres de ellos han sido procesados por el caso y tres se encuentran prófugos de la justicia.

A 9 años del caso y a nombre del Estado mexicano, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, expresó la disculpa por la violación a sus derechos en el marco del uso excesivo de la fuerza, en el momento de su muerte.

Casos recientes

En los últimos dos años nos hemos enterado de varios casos en que estudiantes que han sido víctimas de violencia.

El caso de Marco

Marco Sánchez Flores, alumno de la Escuela Nacional Preparatoria 8 de la UNAM, fue detenido, golpeado y desaparecido por policías capitalinos cuando tomaba fotos en la estación del Metrobús Rosario el 23 de enero de 2018. Marco reapareció cinco días después: golpeado, con otra ropa y con severas lesiones mentales. Las investigaciones del caso siguen abiertas.

Estudiantes de cine de Guadalajara

El 19 de marzo del año pasado, Salomón Aceves, Marco García y Daniel Díaz, estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV) en Guadalajara fueron secuestrados por presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), quienes los asesinaron y terminaron disolviendo en ácido para no dejar registro de ellos, según la fiscalía estatal. El error de los estudiantes fue realizar grabaciones en una casa que perteneció a un grupo rival de sus captores.

Estudiantes de Xalapa

El 13 de enero de este año, personas armadas secuestraron a las estudiantes universitarias, Fátima y Valeria, en la colonia Ferrer Guardia de Xalapa, Veracruz. Tres días después, la Unidad Especializada en Combate al Secuestro logró la liberación de las jóvenes.

Norberto Ronquillo  

La semana pasada, Norberto Ronquillo, alumno de la Universidad Del Pedregal campus Tlalpan, fue secuestrado afuera de su escuela tan solo a unos días de graduarse de la carrera de mercadotecnia. El pasado lunes, la procuraduría de Ciudad de México, informó que Norberto, originario de Chihuahua, fue encontrado sin vida en un paraje de Xochimilco, a pesar que sus familiares pagaron su rescate.

También podría interesarte: 
ROMA’ lo retrató en 10 segundos, pero esta es la historia real del Halconazo