Tauromaquia y otras formas de explotación animal disfrazadas de “cultura”

explotación animal

Lejos de hacernos sentir responsables del cuidado del planeta, la idea sobre que los humanos somos “dueños del mundo”, nos dio la creencia de que disponemos de él a nuestra conveniencia y eso se volvió parte de nuestra cultura de explotación animal.

Tres negocios basados en la cultura de explotación animal

Tauromaquia

Aunque parezca increíble, desde el siglo XIX la discusión sobre la tauromaquia llevó a países como Chile (1823) y a Argentina (1899) a prohibir las corridas de toros, el primero bajo la ley antiesclavitud y el segundo bajo la ley de protección de animales.

Sonora es el único estado de México que prohibió las corridas de toros desde 2013 y los presidentes Benito Juárez y Venustiano Carranza ya habían prohibido las corridas de toros en la Ciudad de México.

explotación animal
Fuente: Tauromaquia, Anima Naturalis

Hay quienes abordan este tema desde una postura política, económica, artística o hasta  ecológica, la sugerencia es verla desde una postura moral, según el filósofo Gustavo Ortiz Millán, ésta es la única forma en la que se puede entender como una práctica inmoral.

El debate permanece abierto entre los que están a favor y los que están en contra, es una discusión tan antigua que incluso en España Carlos III (1785) y Carlos IV (1805) abolieron la práctica en todo el reino y sus colonias, pero Fernando VIII las reinstauró.

explotación animal
Fuente: tauromaquia, Arainfo

Peleas de gallos

Entre los argumentos para sostener este tipo de “deporte”, ante el que los espectadores apuestan desde cientos hasta decenas de miles de dólares por pelea, está el clásico “las peleas de gallos forman parte de nuestra cultura”.

explotación animal
Fuente: pelea gallos, Igualdad Animal

Como sabemos, la cultura se define a partir de las personas, no está basada en la naturaleza, tanto así que a los gallos de pelea se les equipa con navajas para que lastimen mortalmente a sus oponentes, como explicó la organización protectora Anima Naturalis.

Peleas de perros

Un reporte de la BBC demostró que todas las redes de peleas de perros están vinculadas con tráfico de drogas y tráfico de armas, en ocasiones ellos también dirigen las peleas de gallos.

explotación animal
Fuente: Dog fiht, Super Cachorros

Esta práctica es considerada una falta (más o menos como cruzar un alto), pero por sus implicaciones con mafias y lavado de dinero algunos activistas buscan lograr que se considere un delito.

Los perros no son violentos de forma natural, sin importar su raza, veterinarios y zoólogos explicaron para la organización Ecosofía que el comportamiento agresivo de estos animales es “provocado por un entrenamiento basado en la tortura que limita sus capacidades de socialización”.

explotación animal
Fuente: shabby, shack y pitbulls, Super Cachorros

El problema con defender estos actos bajo el pretexto de que son parte de la cultura es que promueven la violencia, la crueldad y la tortura, además están estrechamente vinculados a mafias y redes delictivas.

Por otro lado, han habido fuertes intentos por ilegalizarlos y a pesar de ello, no es el arte ni el patrimonio cultural sino las redes de dinero que se mueven a partir de este espectáculo de tortura lo que los trae de vuelta.

Tal vez quieras leer: Keiko: la trágica historia de explotación animal que se destapó gracias a una película

Visita nuestro perfil en Instagram.