Las Poquianchis: uno de los casos de trata más crueles y violentos en la historia de México

caso Las poquianchis

Las muertas, es una obra de Jorge Ibargüengoitia que si se lee fuera del contexto puede resultar una digna comedia de humor negro, pero que se torna aterradora cuando te enteras de que está basada en el caso de Las Poquianchis, uno de los capítulos más crueles de la historia de México.

caso Las poquianchis

El crimen fue tan horrible que todo el país centró su atención en los detalles y algunos medios explotaron la historia sin respetar la dignidad de las víctimas, en el archivo de DeMemoria encontramos la cobertura del diario Alarma!, un periódico que logró aumentar su tiraje de 140 mil a 500 mil ejemplares diarios con estas ediciones, como lo explica Sin embargo.

caso Las poquianchis

Hoy los hechos no nos parecen una comedia, aunque el trabajo de Ibangüergoitia logró de forma increíble llevar lo escabroso a lo cómico. Tampoco podemos verlo como la puesta en escena que nos dio el Alarma! en los años 60.

La verdad sobre el caso Las poquianchis

En 1968 se descubrió que durante más de diez años, las hermanas Delfina, María de Jesús y Eva se enriquecieron mediante delitos como venta de drogas y trata de mujeres, pero no sólo eso, también cometieron delitos como: secuestro, tortura, provocaron abortos clandestinos y asesinaron a mujeres y niños.

caso Las poquianchis

Ellas visitaban los poblados aledaños a su burdel en Guanajuato para encontrar a sus víctimas, siempre eligieron a mujeres en situación vulnerable y las madres solteras eran sus principales presas. Les ofrecían apoyo económico y cuando la suma era demasiado alta las obligaban a pagar con su cuerpo o con su vida.

También puede interesarte: La educación fue usada para marginar a mujeres e indígenas y tenemos las pruebas

caso Las poquianchis

La idea de que tres mujeres solas esclavizaron, torturaron y asesinaron a muchas mujeres y a sus hijos resulta poco realista, pero ellas no actuaban solas. Las víctimas que envejecían y dejaban de ser rentables se convirtieron en sus celadoras a cambio de conservar su vida.

Cuando el negocio se volvió demasiado grande, Las poquianchis decidieron crear una especie de campo de concentración en el que había un cementerio y un horno crematorio donde incineraban los cadáveres de niños y mujeres, allí enviaban a las mujeres que ya no podían vender, pero tampoco liberar.

Cuando la policía dio con el “rancho maldito”, liberó a 19 mujeres en un estado de salud deplorable, pero que aún pudieron declarar. A partir de la información, los investigadores del caso Las poquianchis aseguraron que tras 10 años, las hermanas pudieron haber matado hasta a 100 mujeres y niños.

Entre acusaciones y careos fueron cayendo todos los cómplices de “las hermanas de satanás” (título escandaloso con el que las llamó el Alarma!), entre ellos estaban dos choferes y un ex militar que cuidaba tanto los burdeles como el rancho a quien apodaban ‘El Capitán’.

Los delitos de los que fueron acusados incluyeron: amenaza, secuestro, lenocinio (hoy sabemos que esto es trata), lesiones, corrupción de menores, violación a la ley de inhumación e inhumación clandestina. Es raro que entre los cargos que les valieron el auto de formal prisión no se encuentre el homicidio.

A más de 50 años, este es uno de los episodios más oscuros de la historia de México, pero también es un caso que nos deja ver la crueldad y el cinismo de los tratantes de mujeres, que no tienen ningún escrúpulo cuando se trata de seguir amasando fortuna.

Tal vez quieras leer: La terrible y polémica realidad sobre la esclavitud sexual en México

Ciencia misógina: así fue como nos hicieron creer que las mujeres eran “histéricas”

También puedes seguir nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter