Marcha de las antorchas: una victoria estudiantil libre de violencia

La Universidad Nacional Autónoma de México se ha caracterizado por ofrecer educación accesible, formar ciudadanos críticos y comprometidos con la nación. Quizá sea por eso, que las reformas propuestas por el rector Jorge Carpizo en 1986 hicieron que os estudiantes iluminaran la ciudad en una protesta que pasó a la historia como la marcha de las antorchas.

En 1986, el entonces rector de la máxima casa de estudios propuso una serie de reformas que tenían como objetivo la modernización de la institución educativa más importante del país. Entre ellas se incluyó el aumento en el costo de las cuotas.

Las reformas dividieron a la comunidad estudiantil, hubo quienes estuvieron a favor de las reformas que para el 1 de noviembre ya había aprobado el Consejo Universitario, pero las voces en contra fueron más y estuvieron mejor organizadas en un grupo que se denominó CEU (Consejo Estudiantil Universitario).

Te puede interesar: El rector de la UNAM que marchó codo a codo con el Movimiento Estudiantil del 68

La marcha de las antorchas, un emblema de la lucha universitaria

El 6 de noviembre de ese año, un gran grupo de estudiantes que apoyaban las mociones del CEU desfilaron desde San Ángel hasta la torre de Rectoría. Las antorchas de los manifestantes que exigieron la derogación de el ultimo paquete de reformas iluminaron la petición de los estudiantes que aseguraban no buscar confrontaciones sino acuerdos para mejorar las condiciones del estudiantado.

marcha de las antorchas

El problema de estas reformas es que atentaban contra el carácter popular que la UNAM había adquirido y que cobró más fuerza después del movimiento estudiantil de 1968. Incluso la Coordinadora Promotora de la Asamblea Universitaria de Profesores calificó a las reformas de Carpizo como antipopulares y aseguraron que afectaban el ingreso y la permanencia de los hijos de los trabajadores.

El 12 de noviembre iniciaron los primeros debates entre la Recetoría de la UNAM y el CEU, no llegaron a ningún acuerdo y los paros estudiantiles continuaron con las asambleas, paros y debates hasta que lograron la derogación de las reformas de Carpizo.

Este fue uno de los movimientos estudiantiles más exitosos en la historia de la UNAM ya que sin actos de violencia consiguió lo que buscaba. Pocos recuerdan los motivos y los logros, pero la marcha de las antorchas en Ciudad Universitaria sigue siendo un emblema puma.

Tal vez quieras leer: La importancia de las mujeres en el Movimiento Estudiantil que pocos quisieron reconocer

Síguenos en nuestras redes sociales de DeMemoria: Facebook, Instagram y Twitter