María Esther Zuno: la ‘primera dama’ que rechazó el título

“La compañera”, de esa manera se hizo llamar María Esther Zuno Arce cuando fue la primera dama del país, entre 1970 a 1976, el momento en que su esposo, Luis Echeverría fue presidente. Y su estilo de acompañar el poder se hizo presente en la ceremonia del 15 de septiembre, en donde hubo agua de jamaica para la recepción.

María Esther Zuno, la huella del nacionalismo

María Esther Zuno

En su libro “La suerte de la consorte”, Sara Sefchovich, relató que María Esther Zuno será recordada como la primera dama más sencilla, nunca apeló a los lujos, las joyas, los vestidos de marca y otros adornos.

María Esther Zuno

La autora también afirmó que “La Compañera” no acostumbraba ver la televisión y sí atender lo que ellas consideraba sus proyectos personales: los programas para atender a madres de familia y sus hijos.

María Esther Zuno

La otra parte de su personalidad, ambientada en el nacionalismo, la llevó a decorar la Casa presidencial con artesanías mexicanas y en las recepciones a jefes de estado, las bebidas embriagantes fueron cambiadas por aguas de sabor, en especial de jamaica.

María Esther Zuno

Además, adoptó la costumbre de portar vestimentas tradicionales para darle la bienvenida a los dignatarios que llegaban hasta Palacio Nacional y Los Pinos.

La fiesta del 15 de septiembre

María Esther Zuno

Crónicas del sexenio de Echeverría narraron que en varias ocasiones en la recepción que venía después del Grito de Independencia, la orden de María Esther Zuno fue ofrecer antojitos mexicanos y aguas frescas.

María Esther Zuno

Esos mismos relatos revelaron que en más de una ocasión, algún triste mortal que había aguantado estoicamente la arenga presidencial fue invitado a departir en Palacio Nacional. Pambacitos y agua de jamaica para acompañar el fervor patrio.

La Primera Dama que renegó del cargo

María Esther Zuno

Sara Sefchovich dijo que María Esther siempre renegó del cargo de Primera Dama y por eso el apelativo de “La Compañera”.

Algunos de sus colaboradores la recordaron con cierto tono autoritario, en algunos momentos pasajes de malas palabras, pero todo en aras de cumplir lo que ella consideraba su deber: atender al pueblo.

María Esther Zuno

Y la autora de “La suerte de la consorte”, reveló que durante la visita de la pareja presidencial al Palacio de Buckingham, María Esther Zuno tuvo a bien tender su cama ante la mirada despavorida de los criados de la realeza británica.

Te gustaría leer: La vez que las FARP secuestraron al suegro del mismísimo presidente de México

También puedes seguir nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter