Trabajadoras del hogar en el cine: la lucha contra la romantización de la precariedad laboral

Según el diagnóstico de la Ciudad de México, el perfil de contratación para las trabajadoras del hogar es de mujeres jóvenes, de entre 15 y 29 años, con educación básica y provenientes de comunidades rurales.

Aunque es una estadística, parece ser que el mundo del cine retrata la realidad de este sector, con la gran excepción de termina romantizando a esta figura al darle un final de “Cenicienta”.

Trabajadoras del hogar
María Isabel, Películas Rodríguez, México 1968

Algunas representaciones de las trabajadoras del hogar aparecieron dentro del cine mexicano, María Isabel, interpretada por Silvia Pinal e Inocencia de María Victoria son personajes que siguen siendo vistos como “la sirvienta modelo”.

Trabajadoras del hogar
La criada bien criada, Diana Films, México 1972. vía IMDb

Es así porque están romantizadas, no sólo son mujeres que se ocupan de limpiar, cocinar o cuidar a los niños, son retratadas como las cuidadoras de toda la familia, las confidentes o las figuras invisibles que se escurren entre los pasillos para enterarse el último chisme de la familia.

Desde la caracterización de Angélica María como Valeria en 1971, el cine mexicano sí se ha modificado, pero hay algunos factores que pareces ser estables incluso en la película de Alfonso Cuarón, ‘Roma’.

View this post on Instagram

Gran noche #eebaftas

A post shared by Yalitza Aparicio Martínez (@yalitzaapariciomtz) on

Aunque el filme ganador del Premio Oscar fue aclamado por muchos, también retrata las injusticias sistémicas que sufre este sector: Cleo es una trabajadora del hogar multifunción, lo mismo te puede prepararte un vaso de leche con chocolate que salvarte de morir ahogado en el mar.

La realidad es que el trabajo doméstico se ha desarrollado siempre desde la informalidad y son muchas las víctimas de esta injusticia laboral: ellas (la mayoría son mujeres) trabajan en condiciones de precariedad: sin horario, sin salario fijo, sin seguridad social ni médica, sin contrato y también sin reconocimiento.

Tal vez quieras leer: No fue Yalitza: ella es la primera actriz indígena que la rompió en Hollywood

Visita nuestro perfil en Instagram.