El día que López Portillo lloró como un bebé frente a México

En 1976 José López Portillo se convirtió en presidente de México. Si en este momento lo único que te viene a la mente sobre él es la congestionada avenida en el Estado de México que lleva su nombre, es momento de que te sientes y le des una leída a este artículo (o a un libro de historia) pues hay mucho que debes saber sobre el presidente que prometió defender el peso como un perro y lo hizo… tal y como lo haría Odie de Garfield. Uno de los momentos que marcaron su mandato fue cuando en 1982 José López Portillo lloró durante su último informe de gobierno. Créenos, es una historia que debes conocer.

¿En serio lloró?

Como un bebé. Y no sólo lloró, también golpeó con su puño un mueble, como buen hombre. 

Tal vez quieras leer: Así les fue a los ex presidentes con su Primer Informe de Gobierno

¿Por qué lloró?

Todo se remonta a cuando decidió que la base de la economía mexicana durante su sexenio sería el petróleo. Estaba tan convencido de que apostar todo al combustible hecho de dinosaurios como Pie Pequeño haría de México un país opulento, que dijo a los ciudadanos que ahora habría que aprender a “administrar la abundancia”. Como tu cartera y las deudas de tus padres prueban, no fue así. En su lugar, la medida nos hundió en una de las peores crisis de la historia. Como resultado tuvo que devaluar la moneda y nacionalizar la banca, siendo esa la razón por la que José López Portillo lloró durante su último informe de gobierno el 1 de septiembre de 1982.

¿Y por eso lloró? ¿Por la crisis?

Probablemente por eso lloraron más los ciudadanos que él. Aunque sus lágrimas eran, según López Portillo, por haber fallado a los mexicanos y a los “desposeídos y marginados”, sospechamos que en realidad fue porque su mala administración quedó en evidencia ante el mundo, y porque debió morderse la lengua tras asegurar que no devaluaría el peso pues “presidente que devalúa, se devalúa”.

José López Portillo lloró
Fuente: Índice Político

Pero ¿nacionalizar la banca? ¿No fue una medida muy extrema?

Fue una medida extrema a una crisis extrema. Si viste Las Niñas Bien de Alejandra Márquez Abella, podrás darte una idea de cómo impactó hasta en los sectores más altos de la sociedad mexicana de la época. La inflación aumentó rápidamente, el dólar se disparó y hubo una fuga masiva de capitales.
Como sus disculpas no arreglaban la economía, nacionalizar la banca fue la desesperada medida que el presidente debió tomar en plena crisis. 

Ahora que sabes que José López Portillo lloró durante su último informe de gobierno, te dará menos pena llorar frente a la oficina por no haber entregado el reporte a tiempo, así haya sido tu culpa.

Tal vez quieras leer: Venustiano Carranza: así se convirtió en el primer presidente en dar un informe de gobierno

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.