La estatua de Miguel Alemán: un monumento histórico que fue derrumbado por las protestas

En estos tiempos donde algunos exigen seguridad, justicia y libertad, otros claman por protestas pacíficas que no afecten el tránsito, sean silenciosas, no dejen huellas en las paredes y ni vidrios rotos, pero la historia nos demuestra que las protestas no son así, a veces un derrumbe simbólico dice más que mil consignas, como muestra están los estudiantes de la UNAM que dinamitaron la estatua de Miguel Alemán.

La estatua de Miguel Alemán
Fuente: Ciudad Universitaria, Desinformémonos

Es cierto que la gran obra de su sexenio fue la construcción de la Ciudad Universitaria como una forma de solucionar los problemas que se habían generado debido a su ubicación original en el Centro Histórico, que entre los bloqueos viales y los disturbios entre Facultades se convirtió en punto de conflictivo.

La aprobación de ésta edificación incluyó una estatua de Miguel Alemán que fue develada el 18 de noviembre de 1952, ese día todo lo que hubo fueron fanfarreas, discursos emotivos en los que elogiaron el trabajo del presidente e  incluso compararon su monumento con el imponente volcán Popocatepetl, como relató Proceso.

También es cierto que durante el sexenio de Miguel Alemán su imagen se fue desacreditando, especialmente por las militancias izquierdistas que no tomaron a bien el hecho de que el mayor mandatario del país estuviera involucrado en problemas de corrupción.

La estatua de Miguel Alemán

La estatua de Miguel Alemán se convirtió en un blanco para los universitarios

Esta estatua se convirtió en una especie de vertedero de enojo e inconformidad contra el gobierno de Alemán, fue el punto de encuentro de varias manifestaciones y soportó incendios, pedradas, grafitis y hasta dinamita.

El primer ataque con dinamita fue el 14 de agosto de 1960, ese día lograron dinamitar por primera vez la estatua el daño fue grave, pero no lograron derrumbarla.

La estatua de Miguel Alemán

Te puede gustar: ¿Pedían por favor sus derechos? Así eran las feministas de antes

Si algo caracteriza a los universitarios es la fuerza con la que se sobreponen al fracaso y éste objetivo no fue la excepción, el 5 julio de 1996 un grupo de estudiantes montó un nuevo circuito de explosivos en la base de la indignarte estatua y consiguió volarle la cabeza y los brazos, según el registro de La Jornada.

La estatua de Miguel Alemán

Finalmente en 1972 los restos de esta edificación tan repudiada por los universitarios fueron removidos y no quedó ningún rastro de su vieja ubicación, esta fue la forma en la que los Universitarios defendieron la autonomía de la institución que sin importar quien aprobó su construcción siempre será la casa de todos los mexicanos.

Tal vez quieras leer: Antes del 2 de octubre: los inicios del movimiento estudiantil de 1968

También te recomendamos: Las protestas de los ferrocarrileros de finales de los 50: el antecedente del 68

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.