Dorothy y Phyllis: una historia de amor y lucha por los derechos de las parejas homosexuales

parejas del mismo sexo

El 12 de febrero de 2004, Dorothy Louise Taliaferro Del Martin y Phyllis Ann Lyon obtuvieron una licencia de matrimonio para parejas del mismo sexo en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos. Quizá te parezca un hecho lejano, pero apenas se cumplieron 15 años desde que se celebró esta unión y no fue tan duradera como esperaban.

El histórico caso de Martin y Phyllis Lyon

La pareja de mujeres californianas integrada por Dorothy y Phyllis comenzaron su historia en 1950 cuando se conocieron en San Francisco, dos años más tarde consolidaron su relación de pareja y un año después decidieron vivir juntas.

Para 1955 sus gustos personales y la lucha constante contra a una sociedad que mantenía una postura conservadora las llevó a fundar el grupo las Hijas Bilitis (DOB, por sus siglas en inglés), que es considerada como la primera organización social y política de lesbianas en Estados Unidos.

En el año de 1963, la pareja se unió a la Organización Nacional de Mujeres (NOW, por sus siglas en inglés). Se trató de la primera pareja de lesbianas que se incorporaba a la conocida organización feminista.

El amor que sentían la una por la otra las llevó a contraer matrimonio el 12 de febrero de 2004 en San Francisco, luego de que el alcalde de la ciudad Gavin Newson diera la orden de otorgar licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo. Fue la primera boda lésbica en celebrarse en San Francisco.

Lamentablemente la unión sólo duró seis meses, y no fue porque el amor se les acabara, sino porque el 12 de agosto de ese mismo año la Corte Suprema de California tomó la decisión de anular las licencias de matrimonio que dio el alcalde Gavin.

Cuatro años más tarde la pareja al fin logró formalizar su matrimonio de manera definitiva el 16 de junio de 2008, esta vez la unión duró hasta que la muerte las separó. El 27 de agosto del mismo año, Martin falleció a los 87 años, a su lado se encontraba Phyllis.

La dura lucha que aún enfrentan las parejas del mismo sexo

Aunque la historia de Dorothy y Phyllys fue larga y les tomó toda una vida que la sociedad reconociera su derecho a establecer una unión con los mismos beneficios que cualquier otra pareja, en el mundo aún queda muchísimo por trabajar.

 

Actualmente aún existen países donde el simple hecho de tener una preferencia sexual determinada puede costarte la vida y no es exagerar. Por ejemplo, en Irán el Código Penal Islámico en el capítulo 2, artículo 233, establece que “será castigado con pena de muerte para la parte pasiva con 100 latigazos, o en su defecto pena de muerte”.

En Sudán la pena por el delito de sodomía es castigada la primera vez con 100 latigazos, si reincides tres veces serás castigado con pena de muerte, esto de acuerdo con el Código Penal de 1991.

Yemen es otro de los países donde la homosexualidad es perseguida y castigada con pena de muerte, su Código Penal señala que “los hombres y mujeres acusados del delito de homosexualidad serán castigados con muerte por lapidación”.

Arabia Saudita aplica la ley islámica de la sharía, las relaciones fuera del matrimonio entre hombres son castigadas con pena de muerte. En Nigeria y Somalia, la pena es la misma pero sólo en las zonas controladas por grupos islámicos radicales.

Aunque muy lentamente la situación va cambiando, en la India, por ejemplo, uno de los países que mantuvo una ley que prohibía las relaciones homosexuales desde su época colonial, en 2013 anulo dicha ley.

Afortunadamente en el mundo ya se cuentan más de 20 países que han legalizado el matrimonio entre parejas del mismo sexo, un camino que inició Holanda en el 2001.

También podría interesarte:
Kaepernick no es el único: los valientes deportistas que protestaron contra el racismo

Visita nuestro perfil de Instagram.