Mujeres extraordinarias que fueron olvidadas por los libros de historia

mujeres olvidadas

Es interminable la cantidad de mujeres que han hecho valiosas contribuciones a la ciencia, la cultura y las artes. Tristemente muchas de ellas forman parte de la lista de mujeres olvidadas por la historia, algunas incluso hasta fueron brutalmente asesinadas.

Lise Meitner, la mujer que descubrió a fisión nuclear

Lise es una de las tantas mujeres olvidadas por la historia y a la que incluso se le negó un Premio Nobel de Química, el cual sólo se le entregó a Otto Hann en 1944, por el descubrimiento de la fisión nuclear. Un hallazgo en el que trabajaron juntos y del cual no tuvo crédito, pese a que las cartas que ambos intercambiaron demostraban que había participado activamente del proyecto.

Emmy Noether, la madre de las matemáticas

Emmy es la científica creadora del teorema de Noether. La matemática logró con su trabajo resolver el dilema sobre la teoría de la relatividad general que se enfrentaba a la ley de la conservación de la energía. De igual forma realizó importantes contribuciones para el álgebra con la teoría de los anillos y la teoría de campos.

Aunque logró el reconocimiento de científicos de la talla Einsten y sobre todo, sus aportes son fundamentales para entender los grandes misterios de la física y la matemática, nunca consiguió un lugar en la universidad por ser mujer.

Nettie M. Stevens, la mujer que descubrió el origen del sexo en los bebés

Hasta el trabajo de Nettie M. Stevens no se sabía a ciencia cierta qué era lo que determinaba que un bebe naciera con sexo masculino o femenino, algunos científicos consideraban que el sexo se determinaba por factores externos y otros pensaban que se debía a factores hereditarios, pero no se sabía cómo se desarrollaba este proceso.

Stevens vino a poner fin a estas dudas: descubrió que los espermatozoides podían portar cromosomas X o Y, mientras que los óvulos sólo contenían cromosomas X, por lo que dedujo que esta diferencia era fundamental al momento de determinar el sexo.

Rosalind Franklin, la mujer que no recibió el nobel por el descubrimiento del ADN

Rosalind tuvo una formación como química y tristemente se convirtió en uno de los casos paradigmáticos del llamado ‘Efecto Matilda’, que es como se le conoce a la negativa a reconocer los logros de las mujeres científicas y su trabajo es atribuido a un hombre.

La científica trabajó en la investigación que trababa de determinar la estructura del ADN, donde a través de tomar imágenes por el método de difracción de rayos X logró tomar la ‘Fotografía 51’, misma que fue usada como evidencia de la estructura del ADN.

Sin embargo, el mérito de esta investigación fue para Francis Crick y James Watson, quienes utilizaron el trabajo de Rosalind para crear el modelo de ADN con el cual ganaron el Premio Nobel en 1962.

Sofia Casanova, la corresponsal de guerra

Nacida en La Coruña, España, dedicó su vida a la escritura donde tuvo destacados logros en el campo de la poesía, la novela y particularmente el periodismo. Sin embargo, es una más de las mujeres olvidadas a pesar de tener una carrera brillante.

Desempeñando su trabajo como periodista tuvo la oportunidad de entrevistar a León Trotski, pero su mayor proeza fue convertirse en corresponsal de guerra durante la Primera Guerra Mundial, con sus crónicas dio a conocer lo sucedido en el frente de batalla. Su trabajo también le permitió seguir de cerca la labor de las sufragistas.

Elsa Von Fryetag, la mujer dentro del dadaísmo

Elsa formó parte activa de la vanguardia dentro del movimiento artístico dadaísta. Aunque muchos de los artistas sumados a esta corriente trataron de mantener por debajo de ellos la labor de las mujeres, Elsa supo ganarse un lugar sin pedírselo a nadie.

Se recuerda a Elsa como una mujer excéntrica y adelantada a su época, quizá hasta pueda ser considerada como pionera del body art y del performance. Se tiene la sospecha de que Elsa fue la autora original de la obra ‘Fuente’, famosa pieza atribuida a Marcel Duchamp.

Olympe de Gouges, la mujer que luchó por sus derechos hasta la guillotina

Seguro cuando estudiaste la Revolución Francesa nadie te mencionó el nombre de Olympe de Gouges, y es que la mujer que no sé cansó nunca de luchar sus derechos es de las principales mujeres olvidadas por los libros de historia.

En 1789 se dio la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano por la Asamblea Nacional Constituyente de Francia, pero Olympe no quedó satisfecha con lo que este escrito contenía, le pareció que la mujer quedaba marginada de estos derechos, razón suficiente para que en 1791 publicara la Declaración de los derechos de la mujer y la ciudadana.

Para Gouges la mujer nacía libre y permanecía igual al hombre en derechos. Ese era el fundamento de su postura política, misma que fue siempre crítica de los gobiernos en turno, lo que le costó ser enjuiciada y decapitada en 1973.

Hipatia, la mujer filósofa y matemática que murió por el fanatismo

Hipatia de Alejandría fue una filosofa y maestra griega a quién se le considera como la primera mujer matemática. Entre sus contribuciones más importantes a la ciencia se encuentra un aparato que servía para medir la densidad de los líquidos e hizo importantes mejoras al astrolabio, el instrumento que sirve para calcular la posición de las estrellas.

Lamentablemente, en el año 415 fanáticos cristianos la asesinaron, convirtiéndose en una de las primeras mujeres olvidadas por la historia.

Te recomendamos: Mujeres radioactivas: el envenenamiento de las mujeres trabajadoras durante la Gran Guerra

Visita muestro perfil en Instagram.