Watergate: a 45 años del mayor escándalo político en Estados Unidos

Richard Nixon

La noche del jueves 8 de agosto de 1974 ocurrió algo impensable. El hombre más poderoso del planeta en esos días, es decir Richard Nixon, anunció su renuncia a la presidencia de Estados Unidos y todo por andar espiando a sus opositores, en lo que fue el escándalo Watergate. Una historia que cumple 45 años y que merece ser contada.

Watergate, el principio del fin de Richard Nixon

Richard Nixon

La renuncia de Nixon se empezó a escribir el 17 de junio de 1972, cuando son detenidos cinco hombres por haber allanado las oficinas del Partido Demócrata, ubicadas en el complejo Watergate, en Washington.

Los detenidos habían fotografiado documentos de la campaña presidencial de los demócratas y colocado micrófonos, lo que desató una investigación del Congreso que tuvo como resultado el descubrimiento de una red de espionaje que tenía su origen en la Casa Blanca.

Richard Nixon
Fuente: All the President´s Men, Warner Comunicatios Company, 1976

Los reporteros del Washington Post, Carl Bernstein y Bob Woodward, fueron los encargados de denunciar en los medios lo ocurrido y la relación del reelecto Richard Nixon con las actividades ilegales.

Las investigaciones de Woodward y Bernstein fueron el argumento de una exitosa película de 1976, llamada “Todos los hombres del Presidente”, protagonizada por Dustin Hoffman y Robert Redford.

La inevitable renuncia

Un jubiloso Nixon juró en enero de 1973 su segundo periodo como presidente, mientras legisladores ya investigaban a los detenidos en el complejo Watergate y su relación con Nixon. La investigación permitió conocer los detalles de la red de espionaje y el presidente fue obligado a entregar las cintas que contenían las voces de los opositores espiados.

Richard Nixon

Para 1974, el cerco sobre Nixon toma fuerza, varios de sus más cercanos colaboradores son sometidos a proceso penal y en agosto, el rumor en la Casa Blanca era la inminente dimisión del mandatario.

Richard Nixon

En los titulares del 5 de agosto de 1974, la admisión por parte de Richard Nixon de que había ocultado pruebas. El final estaba muy cerca.

Richard NIxon

En el mar agitado, el Vicepresidente Gerald Ford dejando en claro que se encontraba listo para tomar el mando del país.

Y para el 8 de agosto, la prensa dando como un hecho que ese día Richard Nixon anunciaría su renuncia.

Richard NIxon

“En bien de mi país, renuncio”, fueron las palabras del hombre más poderoso del mundo desde el famoso Salón Oval. “Trickie Dickie”, como era conocido en la prensa el ahora expresidente, había capitulado en mitad de su red de espionaje.

Richard NIxon

Nixon fue exonerado de los cargos penales y su historia tomó relevancia cuando en los noventa, William Clinton estuvo a punto de ser llevado a juicio político por su relación con Mónica Lewinsky.

Te gustaría leer: El apagón de Nueva York de 1977 que desató ‘La Purga’ de la vida real

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.