La Pasión en Iztapalapa y su origen a causa de una epidemia

la pasión en iztapalapa

Sin público y bajo los criterios de la sana distancia, por la pandemia de Covid-19, Iztapalapa celebra durante esta semana la Pasión de Cristo, una tradición nacida en el Siglo XIX y que sigue viva. En DeMemoria, te contamos la historia en torno a la Pasión en Iztapalapa y algunos detalles de esta escenificación que llega a los 177 años.

La Pasión en Iztapalapa, una epidemia el origen

la pasión en iztapalapa
Fuente: Casasola, Mediateca INAH, 1950-1955

Los historiadores de lo que se vive cada año en el populoso barrio de Iztapalapa afirman que en 1833, en la zona donde hoy se escenifica el Viacrucis, se dio una epidemia de cólera y en un intento por detener los contagios, los pobladores peregrinaron en pedimento al Señor de la Cueva y la epidemia cesó.

En recuerdo al milagro, en 1843, los lugareños iniciaron la escenificación de la Pasión de Cristo, en donde se involucró toda la población.

la pasión en iztapalapa

Y el Cerro de la Estrella se convirtió en el Monte Gólgota del elegido para personificar a Cristo.

La Pasión de Iztapalapa, los detalles

la pasión en iztapalapa

La escenificación en cada Semana Santa tiene sus particularidades que tienen que ser acatadas por los convocados para personificar a los personajes del Viacrucis.

Para poder participar en la celebración se tiene que ser originario de los ocho barrios de Iztapalapa que se involucran en el evento, hasta hace algunos años los papeles se heredaban.

la pasión en iztapalapa

Los improvisados actores deben tener presencia, capacidad histriónica, don de la palabra y tener algún parecido con el personaje que pretenden encarnar.

No deben tener vicios y estar en disponibilidad de participar en los ensayos de la puesta en escena que se realizan en los 13 domingos previos a la Semana Santa.

Sobre los trajes, estos tienen que ser confeccionados por cada personaje y tienen un costo que va de los 300 a los 2,000 pesos.

la pasión en iztapalapa
Fuente: Eneas de Troya, 29 de marzo de 2013, Wikimedia Commons

En el caso de Cristo, además de ser devoto, se debe tener una muy buena condición física, luego que el Viernes Santo tiene que asumir la tarea de cargar una cruz de madera que pesa 90 kilos y la debe arrastrar por cerca de dos kilómetros.

En el caso de los llamados Nazarenos, su participación en el ritual obedece al pago de una manda y por espacios de tres años tienen que cargar una cruz, mucho más pequeña que la que carga Jesús, y portar una corona de espinas; muchos de ellos cumplen el recorrido descalzos.

La Pasión en Iztapalapa, el anecdotario

la pasión en iztapalapa

En 1867, de forma sorpresiva, Benito Juárez, un profundo anticlerical, defendió con un decreto la escenificación y en 1914, Emiliano Zapata aportó dinero y varios de sus caballos para que se realizará el evento.

En 2004, los cables que sostenían a una de la cruces se rompieron y la pesada cruz se vino abajo y tres personas resultaron heridas. Y en 2017, la persona encargada de personificar a Cristo fue destituida por estar casado.

Te gustaría leer: La última tentación de Cristo: la película que puso en jaque a la Iglesia Católica

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Instagram y Twitter.