Miguel de Cervantes y sus historias en prisión que inspiraron su obra “Don Quijote de la Mancha”

Miguel de Cervantes

Hoy se conmemoran los 404 años de la muerte de Miguel de Cervantes y en honor al referente del idioma español, se conmemora el Día del Libro, cuya celebración tiene cabida mañana, 23 de abril, día en que Cervantes fue sepultado. En DeMemoria, queremos recordar al literato con un breve recorrido por aquellas obras que fueron escritas a la sombra, es decir en prisión, teniendo como antecedente que Don MIguel estuvo al menos cuatro veces recluido por distintos motivos.

Miguel de Cervantes, un recuento de los días de prisión

Miguel de Cervantes

Los historiadores que han recopilado las muchas aventuras del autor de “Don Quijote de la Mancha” confirman que Don Miguel de Cervantes estuvo preso en por lo menos cuatro ocasiones.

Miguel de Cervantes

Fue huésped de la Real Cárcel de Sevilla; de la prisión de Argamasilla de Alba, en la provincia de Castilla; en Castro del Río, en Córdoba y en Argel, en donde estuvo a buen recaudo de los turcos.

Miguel de Cervantes

Y los conocedores de “Don Quijote de la Mancha” también coinciden en que esta obra dedicada a la libertad tuvo que haber sido escrita bajo los rigores de la prisión.

Miguel de Cervantes, las varias versiones sobre “El Quijote”

Miguel de Cervantes

La académica Nieves Concostrina, autora de “Menudas Quijostorias”, reconoce que hay un debate en torno a que Cervantes escribió buena parte de las aventura de “El Quijote” en las prisiones de Sevilla y la de Argamasilla.

Miguel de Cervantes

Pero otros autores sostienen que por lo menos la primera parte fue escrita a la sombra de la cárcel de Argel, en el norte de África, en donde el escritor estuvo preso cinco años a partir de 1575.

Miguel de Cervantes

En el caso de Sevilla, Cervantes fue recluido por no aportar dinero en apoyo a la misión de la Armada Invencible y el juez le impuso una fuerte condena que incluso fue impugnada por el Monarca en turno, Felipe II, pero el juez no reconsideró su decisión.

Miguel de Cervantes

En caso de que la prisión de Sevilla haya sido donde se escribieron las andanzas del “Ingenioso Hidalgo”, Cervantes lo tuvo que hacer entre pulgas, chinches, mala comida, agua estancada y compañeros de prisión no muy amables, lo cual da un escenario más que romántico para gestar una obra de ese calado.

Miguel de Cervantes

En el caso de Argel, los defensores de esta historia, aseguran que Cervantes siempre estuvo considerado como un preso con cierta alcurnia y con nexos en el poder en España, por lo que tuvo algunas consideraciones que quizás fueron empleadas por el escritor para darle vuelo a la imaginación.

Y como una muestra de que las desventuras del caballero esmirriado y vuelto loco fueron escritas en prisión, valga este detalle de la obra: “La Libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos, con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra y el mar encubre”.

Te gustaría leer: Mary Shelley: la feminista que dio vida a Frankenstein y la Ciencia Ficción

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.